26°C Formosa
Lunes 30 de Enero, 2023
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.prensalibreformosa.com/a/30679
PRO

Los presidenciables de Pro se reúnen en busca de una tregua antes de la reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio

En medio de la interna que protagonizan Larreta y Bullrich, el expresidente convocó a un desayuno partidario; a más de dos meses de su último encuentro la mesa nacional se reunirá vía Zoom

Luego de varios intentos que no prosperaron, Mauricio Macri volvió a pararse como mediador y convocó para la mañana del martes a los referentes de Pro, antes del encuentro que la mesa nacional de Juntos por el Cambio realizará esta tarde.

Aunque se barajó que la idea del expresidente era reunir solo a los tres presidenciables de la fuerza –Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal– finalmente la invitación se extendió y al desayuno Pro que organizó Macri se sumarán los jefes de los bloques parlamentarios, Humberto Schiavoni (Senado) y Cristian Ritondo (Diputados) y el diputado nacional Diego Santilli.

Se trata, de todos modos, de una mesa más chica que la que solía reunirse cada quince días. El último encuentro, también convocado por el expresidente, fue el 30 de agosto, cuando en un restaurante de la Costanera intentaron dar por finalizado el enfrentamiento entre Bullrich y Larreta por el operativo de la Policía de la Ciudad en la casa de la vicepresidenta Cristina Kirchner, en Recoleta.

El almuerzo terminó marcado por la tensión y la pelea no hizo más que crecer desde entonces. En aquella oportunidad también habían participado el ministro de Gobierno porteño, Jorge Macri; los diputados Federico Angelini (Santa Fe) y Laura Rodríguez Machado (Córdoba), y Fernando de Andreis.


El último round entre Bullrich-Larreta se desató por la difusión de un video en donde la líder de Pro increpa al jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, en la presentación del libro de Mauricio Macri. "

No me cruces más por la tele porque la próxima te rompo la cara, conmigo no se jode, te lo aviso", le disparó Bullrich, que señaló que la razón de su enojo era que el funcionario del larretismo la había acusado de ser "funcional al kirchnerismo" con sus críticas a Larreta.

"Tenemos diferencias producto de una fuerza que aspira a gobernar, y un espacio que es heterogéneo. La diversidad bien manejada enriquece", sostuvo ayer el jefe de gobierno porteño en LN+. Sus allegados señalan que esa será su postura en el desayuno Pro: intentará "apaciguar las aguas" y "limar asperezas".

En el entorno de Bullrich, mientras tanto, coinciden en que "la unidad está garantizada", pero advierten: "Hay que discutir con honestidad y transparencia". Reconocen, sin embargo, que es cada vez más complejo continuar con la lógica de "tensionar sin romper" y recuerdan que Macri tampoco ayudó a bajar la tensión, sino que muchas veces fomentó la competencia interna.

"Está todo roto, no hay canales de diálogo", se sinceró una fuente partidaria sobre los vínculos entre la tropa de Larreta y Bullrich.

La semana pasada, Vidal buscó tomar distancia del conflicto. "Las discusiones que están teniendo las distintas fuerzas de Juntos por el Cambio tienen que ver con una discusión anticipada de candidaturas que para mi está mal. La discusión antes de tiempo, la construcción de personalismos y las descalificaciones le hacen daño a la unidad de Juntos por el Cambio y además nos alejan de la gente", afirmó durante una recorrida por Mendoza a la radio Nihuil.

El desayuno está citado para las 9.30. Más de un dirigente decidió apartar tres horas en su agenda para el evento. Aunque en un principio el encuentro iba a hacerse en el Yacht Club de Olivos, finalmente se concretaría en el hotel NH del centro porteño, un lugar que Pro ya ha elegido para otras reuniones partidarias.

Si bien Macri busca desdramatizar las tensiones que genera la competencia interna e incluso fomenta la pulseada entre sus "herederos", desde el entorno del expresidente buscan remarcar que intentará que el encuentro se focalice en los "temas trascendentes". En ese sentido, destacan sobre todo la preocupación del exmandatario por la crisis económica y la gestión al mando de Sergio Massa. "Intentarán llevar a la mesa nacional una posición unificada de Pro frente a la mega crisis", señaló una dirigente que dialogó con el expresidente.

El reencuentro virtual de la mesa nacional

En paralelo, los jefes de los partidos que integran Juntos por el Cambio, Gerardo Morales (UCR), Maximiliano Ferraro (CC), Miguel Ángel Pichetto (Peronismo Republicano) y Bullrich, retomaron las gestiones para llamar a una reunión de la mesa nacional de la coalición. Fue el presidente de la Coalición Cívica quien planteó la necesidad de juntarse para desactivar la parálisis de la conducción de la alianza opositora.

"No son tiempos de candidaturas y agendas alocadas de campaña. La energía debe estar puesta en los problemas actuales y urgentes como la inflación, la crisis educativa, la inseguridad, lo social y la frágil situación que nos lleva a una Argentina inviable", dijo Ferraro en Twitter y agregó: "Juntos por el Cambio debe parar con el internismo feroz y concentrarse en el acuerdo programático que le vamos a ofrecer a los argentinos, prepararse para los grandes desafíos que tendremos por delante, fortalecer su unidad y construir amistad política".


Por diferencias para coordinar agendas entre los dirigentes de Juntos por el Cambio, el cónclave se realizará de manera virtual, a las 18. Aunque suponen que probablemente hablarán de las elecciones en las provincias y el trabajo programático de las fundaciones que integran la coalición, por estás hora el temario del encuentro no está definido. Como en el desayuno del Pro, más allá de las discusiones programáticas de la fuerza, lo cierto es que las internas sin cuartel asoman como la prioridad a resolver.

La mesa nacional del conglomerado opositor no se junta hace más de dos meses. El último encuentro del grupo fue también en agosto, después de que el fiscal Diego Luciani pidiera doce años de condena contra Cristina Kirchner en la causa Vialidad.